Aviation 6, BE

La casa Aviation 6 presenta una arquitectura moderna. La precisión de sus proporciones reemplaza cualquier forma de decoración; las ventanas panorámicas  de piso a techo en las fachadas de mampostería, acentúan la horizontalidad de la composición.

El terreno se encuentra a un metro por debajo del nivel de la calle. Como resultado, la altura de la construcción no supera los cinco metros sobre el nivel de la calle y reduce su impacto visual.

Los altos y frondosos árboles en el patio coronan la composición: la vegetación prevalece sobre la casa. La ubicación, que no es muy favorable a primera vista, se ha utilizado para crear diferentes jardines que a veces se encuentran soleados y a veces con sombra. Las distintas áreas de la casa, algunas al aire libre, otras tapadas, permiten disfrutar del jardín en cualquier momento del día.

Los altos marcos de las ventanas panorámicas se combinan, en el interior, con paredes de concreto expuesto del mismo color. Numerosos elementos en madera de roble cepillado completan la composición. Los materiales han sido seleccionados e implementados para envejecer gentilmente: El barniz reemplaza el envejecimiento. La pátina

La fachada que da a la calle está desfasada 10 metros en la planta baja, y 8 metros  en el segundo piso, el cual presenta un voladizo que proporciona sombra a los espacios en la planta baja. Este voladizo se extiende hacia adentro, como para permitir que el sol levante la estructura para iluminar la casa. Las dos fachadas del lado este descansan firmemente en el suelo, formando un marco para el paisaje.

Los ladrillos de la fachada de arcilla gris son largos y delgados; el mortero del mismo color contribuye a crear el volumen deseado. Se ha tenido especial cuidado en integrar los elementos técnicos. Los marcos de la carpintería exterior están integrados a la estructura para acentuar el contraste entre el volumen de la estructura y la delicadeza de las ventanas, cuyos marcos no tienen más de dos centímetros de ancho.

La carpintería interior está diseñada para formar composiciones de madera, donde cada junta tiene su función. Las puertas pivots están niveladas con la carpintería cuando están cerradas, y dan la apariencia de “hojas en el espacio” cuando se abren. No se instalan manijas; en cambio, se extruyen en el material. Los interruptores son las únicas protuberancias: pequeños cilindros de cuatro milímetros de altura que solo necesitan un toque para activarse.

Y, como la arquitectura no tiene límites, el suministro de agua también se ha repensado, desde el diseño exclusivo del lavabo hasta el más mínimo detalle de implementación. El concepto era siempre aplicar el mismo lema: deshacerse de lo superfluo y mantener solo lo esencial.

La unión de los materiales fue dictada por el dominio de los más fuertes sobre los más débiles: el concreto atraviesa el piso de madera, lo que explica la ausencia de zócalos, y el techo de concreto prevalece sobre la madera de la carpintería. Un espacio de sombra de nueve milímetros de ancho articula los componentes.

El pavimento exterior, así como el piso del garaje y las duchas, están hechos con pequeños adoquines de pórfido portugués. El perfil del techo, hecho de aluminio anodizado liso, presenta un borde de goteo que es tangente al ángulo de visión y casi imperceptible.

Los espacios comunes están en la planta baja. El salón tiene una ventana panorámica de nueve metros de ancho que se abre al jardín. Ninguna columna obstruye esta apertura: solo los dos soportes de la puerta corredera marcan la ventana.

En el lado oeste, que está ampliamente abierto al jardín, la cocina disfruta de un ambiente íntimo a la sombra de arbustos de bayas, cuyos delicados troncos adornan el césped y las terrazas pavimentadas.

El plano de planta es flexible y los espacios abiertos. Sin embargo, la intimidad aún está garantizada por la chimenea abierta, entre la cocina y la sala de estar, la cual está desprovista de ángulos agudos, evocando una sensación de infinito para no obstaculizar el movimiento de las flamas.

Instalada entre dos paredes de concreto, que definen un volumen doblemente contenido, la escalera principal conduce al segundo piso y a una de las dos perspectivas que cruzan el piso. Una vez más, solo los tres materiales de concreto, madera, y vidrio, y por lo tanto la luz, dan forma al paseo arquitectónico.

Arquitectura: AABE – Bruno Erpicum
Fotografía: Rene de Wit

CONTACTANOS

BOLETIN

© 2019 Consorcio ARM. Todos los derechos reservados.
Vuelve al inicio