Vodka Palace. AUS

Escondido en un afluente suburbio costero se encuentra el “Vodka Palace”, una lujosa cueva de concreto, templada con acabados de madera natural y preparada para un placer culinario, audio y visual de primera calidad. Es el resultado de un proceso de colaboración muy fuerte entre cliente, arquitecto, constructor, subconsultores, subcontratistas y proveedores. El arquitecto fue el productor, el constructor fue el director, el cliente escribió el guión y los subconsultores, subcontratistas y proveedores fueron los técnicos y artesanos invaluables que llevaron la visión del éter a una realidad 3D. El espíritu de este proyecto fue una de sus mayores alegrías, todos trabajaron juntos armoniosamente para crear soluciones, y es este hecho del que todos se enorgullecen más. Se forjaron relaciones duraderas y el resultado final no fue de uno, sino del esfuerzo combinado y la inspiración de todos los involucrados.

La cliente es una persona ecléctica. Una parte solitaria y una parte reina de la fiesta, ella quería la reclusión y la calidad etérea de una cueva para escapar de su rutina sin tener que realmente ir a ningún otro lado. Pero también quería poder invitar al mundo a entrar y entretener a amigos cercanos y familiares con estilo. El “palacio” está diseñado funcionalmente para ser un camaleón con solo presionar algunos botones del iPad, lo que le permite crear diferentes efectos de iluminación de audio y visuales según la ocasión y el estado de ánimo requerido. La cocina y el área de lavado están decorados con electrodomésticos europeos de primera calidad, incluyendo un elevador,  para transportar comestibles desde el sótano y un acceso lateral semi oculto para entregar cócteles y comida a un bar Teppenyaki en la terraza de entretenimiento posterior. Cuando se piensa que ella tenía su primer restaurante a los 19 años y que ha tenido y administrado clubes nocturnos y un hotel a lo largo de su carrera, todo tiene mucho mas sentido, es su entorno natural … y resulta que hace un Moscow Mule exquisito. De ahí el uso de un sistema de puertas corredizas Sky-Frame de altura completa para abrir la parte posterior de la casa a la cubierta de entretenimiento posterior, lo que le permite apilar las puertas en cualquier dirección para dar la bienvenida al mundo a su santuario.

El contraste entre la frescura del concreto y los cálidos acabados de madera y la paleta de colores neutros evocan una experiencia serena, etérea, casi zen. Este efecto se incrementa con el uso de la antigua técnica japonesa de carbonización de la madera conocida como «Shou Sugi Ban» en las columnas, para inspirar un zen minimalista de “bosque quemado”.

Externamente, la cliente quería sentirse como si estuviera en el bosque de su amada segunda casa, la región suroeste de Australia Occidental, donde una vez fue propietaria y administró un hotel emblemático y Tim Davies Landscaping lo creó perfectamente para ella con árboles y arbustos de la región.

Arquitecto: Marcus Browne Architects
Photography: Dion Robeson

CONTACTANOS

BOLETIN

© 2019 Consorcio ARM. Todos los derechos reservados.
Vuelve al inicio