MY POINT OF VIEW #02 Bjarke Ingels


«La arquitectura es más que un comentario. No solo te hace pensar en la realidad. Crea realidad.»


Bjarke Ingels es uno de los arquitectos más reconocidos y buscados de nuestro tiempo. Conocimos al maestro Danés en Copenhaguen y tuvimos una conversación sobre sus puntos de vista, creando realidad, su inmenso coraje, y del secreto detrás de su inquebrantable pragmatismo.

Toma tiempo acostumbrarse al gentil vaivén. Estamos visitando a Bjarke Ingels en su casa flotante, atracada en el puerto de Copenhaguen. Contemplando el mar, escuchamos las entusiastas historias de Bjarke acerca de sus proyectos. Él estalla en energía y euforia, sin descansar ni respirar. El lento movimiento del viejo transbordador de 450 toneladas que Bjarke ha convertido en su casa, amplifica nuestro asombro: con solo 45 años, este hombre ha logrado hazañas increíbles.

Con BIG, el Grupo Bjarke Ingels, él se ha convertido en uno de los arquitectos más buscados de nuestro tiempo. Solo en el 2019, él y su equipo completaron hasta 13 proyectos, incluidos emprendimientos a gran escala como Copenhill, una planta de conversión de residuos en energía cero emisiones. Esta es una solución asombrosamente innovadora, la primera de su tipo en el mundo: la utopía convertida en realidad. Eso es exactamente lo que diferencia a Bjarke Ingels de todos los demás. Él es un utópico pragmático.

Combinando pragmatismo y utopía

Utopía es el concepto de un mundo tan perfecto que termina siendo completamente imposible. El pragmatismo hace el balance de la realidad y sus condiciones, explorando cómo manejarlas. Se pudiese pensar que los dos no se pueden combinar. Pero es justamente esta combinación la que nos recuerda que con cada nuevo proyecto tenemos una pequeña parte del mundo que podemos convertir en nuestra propia idea de utopía. Es así como la ficción puede convertirse en realidad.

Nuestra entrevista tiene lugar en la sala de estar tipo loft de la «casa ferry» de Bjarke, donde un enorme vano nos provee de vistas panorámicas de todo el puerto de Copenhague. Por un lado, la central eléctrica de Copenhill. Por otro lado, el Palacio de Amalienborg. “Este tipo de escenario es imposible de encontrar en el casco antiguo de la ciudad. Gracias a mi ferry, estamos en el centro del mismo, pero rodeados de espacios abiertos «. Solo habiendo descubierto el viejo ferry por casualidad, realizó pragmáticamente su sueño.

Solo la vista y tú

Como a la mayoría de los arquitectos escandinavos, a Bjarke Ingels le encanta trabajar con vistas y luz natural, especialmente aquí, sobre el agua. “Vemos salir el sol en el este y ponerse en el oeste. Ese es el primer eje. En el piso superior, mi esposa y yo tenemos un pequeño departamento. Nos da vistas panorámicas hacia el sur y el norte: el segundo eje «. La solución Sky-Frame que se ha integrado en la casa flotante les permite experimentar el impresionante escenario de cerca. “En el mundo ideal de un arquitecto, interior y exterior están separados por la menor cantidad de material posible. Queremos el mejor y más claro vidrio con el menor contenido de material posible. Coloración cero. Queremos la menor estructura, la menor cantidad de marcos posible. Los vidrios de nuestro ferry son tan transparentes que uno siente que puede flotar a través de ellos ”.

Pensamiento sin restricciones

Bjarke puede seguramente inspirarse en la hermosa vista. Pero eso no explica cómo llega a incorporar una gama tan espectacular de perspectivas en sus proyectos. Sus pensamientos y trabajo parecen no tener límites. Cada uno de sus proyectos incorpora completamente todos los sistemas adyacentes: “Ciertamente, esto no nos ayuda a mantener la cabeza despejada. Pero nos pone en contacto con los principales desafíos que enfrentamos. Esta forma de alejarnos, llamada “reframing” (reformulación) en psicología y sociología, nos da una visión del panorama general, del esquema general. En lugar de entender un solo edificio, queremos entender el vecindario y el ecosistema en el que existe «.


«Comenzamos no con las respuestas sino con las grandes preguntas».


Pronto entendemos que Bjarke Ingels es increíblemente valiente: «No solo eliminamos los límites. Hacemos las grandes preguntas y afrontamos las consecuencias”.

Llevando la innovación un paso más allá.

La nueva planta de conversión de residuos en energía situada en el centro de la isla industrial en el puerto de Copenhaguen es una prueba sólida de la capacidad de Bjarke Ingels para responder las preguntas que hace. Más que una simple planta de energía, es la más limpia de su tipo. Su chimenea no emite contaminantes: el 99.9 por ciento de todas las partículas generadas durante el proceso se filtran o limpian. «Nos da la oportunidad de mostrarle al mundo que la tecnología limpia beneficia, no solo al medio ambiente, sino a los mismos habitantes de nuestras ciudades». Son más que palabras vacías. La planta de energía es divertida. Su techo está cubierto de pistas de esquí y pistas de bicicleta de montaña; Es un parque alpino gigante. Su fachada es el muro de escalada más alto del mundo. El diseño limpio, entonces, tiene un efecto completamente nuevo: «Gracias a este esfuerzo de reformulación, la planta de energía puede ser algo completamente diferente». Observamos sus innumerables proyectos y vemos que la arquitectura de este hombre es más que arte. Es una nueva realidad «.

Buscando alternativas al estándar

BIG siempre cuestiona la realidad. Bjarke no está interesado en soluciones estándar. Eso no quiere decir que el estándar sea malo: “Una solución estándar no se convierte en estándar porque sea mala, sino porque hace su trabajo extremadamente bien, de manera predecible, y eficiente. Si uno desea superar esas soluciones estándar, no puede ignorarlas. Debe entender lo que es bueno de ellas. Ese es el enfoque con el que Bjarke Ingels desafía constantemente el status quo y busca oportunidades de crecimiento: “Pregúntese cómo ha cambiado el mundo. Una vez que encuentre la respuesta, comenzará a ver las pequeñas grietas. Las partes donde nuestra realidad actual y las soluciones estándar divergen porque ya no coinciden completamente. Esas grietas son oportunidades para encontrar respuestas alternativas y cambiar la realidad «.


«Como arquitectos, es nuestro deber observar, escuchar, y comprender, para reconocer el cambio».


Esas ganas de divergir de la gran monotonía de las masas es lo que le da alma a muchas ciudades. El impulso para encontrar soluciones ejemplares y pioneras. “Dentro de cualquier cultura local, los arquitectos enfrentan una dura lucha para demostrar que las cosas se pueden hacer de manera diferente. Una vez que eso se logre y una vez que la opción alternativa haya sido construida, bienvenida, quizás incluso querida, puede convertirse en un punto de referencia para otros arquitectos. Pueden mirarlo y preguntar: «Si ellos pueden construir una planta de energía con pistas de esquí, ¿por qué nosotros no podemos?» 

Bjarke Ingels señala que él y Sky-Frame comparten esta búsqueda continua de innovación: «Al esforzarse constantemente para logra la perfección, Sky-Frame ha reducido con éxito todas las necesidades menores a la invisibilidad donde sea que pudo».


«El éxito de un sistema de ventanas radica en su capacidad de desaparecer, no llamar la atención y nunca interponerse. Para los arquitectos, una estructura que consistiera solamente de protección contra el clima y aislamiento, sería la perfección. Ningún otro producto se acerca tanto a ese sueño como Sky-Frame.»


Bjarke Ingels todavía está sentado al borde de su sofá, lleno de energía. Su mente ha volado a su próxima cita importante, pero él permanece consciente y presente. Podemos sentir la fuerza impulsora detrás de su trabajo: “Como arquitecto o diseñador, avanzas en un proyecto criticando todo lo que ya has hecho hasta que no haya nada mas que criticar. Por supuesto, nunca llegas a ese punto. Pero si uno nunca deja de mejorar y refinar su trabajo, puede llegar notablemente lejos ”.


«A veces, la gente me pregunta qué sigue, ahora que lo he logrado todo. Deben estar bromeando. Estamos a años luz de todo nuestro potencial. Simplemente seguimos acercándonos. Y nunca alcanzaremos la perfección, pero podemos aproximarnos persiguiéndola sin descanso ».


Nuestra entrevista llega a su fin, y todavía estamos fascinados por la energía creativa de Bjarke. A pesar de su visión y su éxito global, exuda una cierta simplicidad y firmeza. Podría ser la fuente del pragmatismo que lo ayudó a tener éxito. “Vivir en una casa flotante ha sido muy educativo. Como seres humanos modernos, damos todo por sentado: electricidad, calefacción, agua caliente, fontanería. Cuando te mudas a un bote, de repente te conviertes en este pequeño ecosistema autosuficiente. Y te das cuenta de la cantidad de agua que realmente usas, porque tienes que llenar un tanque y vaciar el otro. Es como un Tamagotchi gigante del que depende su propio bienestar ”.

CONTACTANOS

BOLETIN

© 2019 Consorcio ARM. Todos los derechos reservados.
Vuelve al inicio